Opinión

 jueves 09 de julio de 2020

 

ENTRE EL MIEDO Y LA RAZÓN

Foto: BRPRENSA

Comparte

Hace unos días leí en El Tiempo, la columna de Francisco Cajiao subtitulada "Regreso al colegio", tengo la impresión de que es un intento fallido para justificar la decisión gubernamental de llamar a clases presenciales a partir del 1 de agosto previa la voluntad y visto bueno de Secretarios de Educación y Rectores.

Esta noticia la leyeron 2221 personas


Aporta un "Me gusta" a este portal ¡Gracias!


Senén Niño


Se queja Cajiao por la severidad de los lineamientos ministeriales al afirmar que: tantos protocolos son imposibles de cumplir; pero paradójicamente acusa a quienes hemos considerado apresurado y peligroso el retorno a escuelas, colegios y universidades, de ser profetas del Apocalipsis y del miedo irracional.
A nombre de la sensatez, Cajiao, propone el regreso al colegio tal y conforme ha sucedido en Francia, Holanda y Australia, sin tener en cuenta las condiciones y características de esos sistemas educativos diametralmente diferentes al nuestro, en: tamaño de clase, ratio alumno maestro, infraestructura, servicios públicos, gratuidad y calidad educativa. Además en el caso de Francia, el Gobierno se vio obligado a cerrar nuevamente las instituciones educativas públicas.
No hay insensatez más grande (como la que propone Cajiao) de convertir a los estudiantes desde el preescolar hasta la universidad, en conejillos de Indias para comprobar si con el regreso a la educación presencial crece por encima del 12% los contagiados menores de 20 años y/o si es verdad que los alumnos pueden morir por COVID-19.
Para Cajiao es más grave el riesgo de salud que afrontamos por tener tantos niños privados del juego y del afecto de sus compañeros y profesores, que la exposición de niños y jóvenes estudiantes al letal y mutante virus.
Casi en simultáneo se adelantó otro debate en torno a las declaraciones que dió Gustavo Petro sobre la desobediencia civil que deberían asumir los padres de familia si el Gobierno obliga el regreso a clases presenciales y el llamamiento a la ciudadanía de no aceptar el aumento del costo de los servicios públicos negándose a pagar las facturas; también criticó la actitud de aquellos sectores que por conveniencias particulares cambiaron una justa consigna de movilización social, por otra : Unidad, Organización y Contratos.
De inmediato los beneficiarios del poder a través de los medios de comunicación se despacharon contra Petro, llama la atención el editorial del Tiempo del miércoles 8 de junio que lo trata de oportunista y anti unitario, dice el editorial: "Tiene además un tufillo oportunista en el peor momento posible para ello, como lo es una pandemia, coyuntura en la que la unidad por momentos es una cuestión de supervivencia."
Me recuerda la postura de ciertos dirigentes sindicales y políticos que para evadir su responsabilidad frente a los errores y/o abusos cometidos, acusan de anti-unitario y díscolo a quien tiene el valor de denunciar las tropelías. Son inmorales y delincuentes los que invocando la unidad, pretenden evitar la crítica, para hacer de la corrupción su gran negocio.
Senén Niño Avendaño.

Fuente: BRPRENSA.

Esta noticia la leyeron 2221 personas

Cultura Digital, Aporta un "Me gusta" a este portal


Noticias Relacionadas

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Conoce el sistema radial Online del Grupo Red Andina Radio & TV. Donde sus selectos oyentes y visitantes pueden complacer su oido con las mejores notas músicales con un variado listado de emisoras


Copyright © 2020
El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y Condiciones de Boyacá Radio
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular Boyacá Radio.


ENTRE EL MIEDO Y LA RAZÓN