Nación

 domingo 29 de octubre de 2023

 

Maruja Vieira: La Mama Grande de la poesía colombiana

Foto: Colprensa

Comparte

El CPB se une a los sentimientos de pesar del pueblo colombiano por la desaparición de una de las grandes escritoras que tanto prestigio le dio a la poesía de nuestro país

Esta noticia la leyeron 29579 personas


Aporta un "Me gusta" a este portal ¡Gracias!


Su nombre era Maruja, pero casi todo el mundo le decía “Marujita”. Esta manizalita, cercana a cumplir los 101 años, escribió, hasta hace poco tiempo, utilizando las letras y las palabras con maestría única, cuadrando con magistral brillo en poesía, por eso, el novelista y poeta Gonzalo Mallarino Flórez la calificó como la Mama Grande la poesía colombiana.

“El Círculo de Periodistas de Bogotá (CPB) lamenta esta noticia y se une a los sentimientos de pesar del pueblo colombiano por la desaparición de una de las grandes escritoras que tanto prestigio le dio a la poesía de nuestro país”, comentó Víctor Lucero, presidente de la agremiación.

Como socia del Círculo de Periodistas de Bogotá asistió a las asambleas hasta meses antes de la pandemia del
Covid y estuvo siempre en la defensa de la libertad de Prensa y de expresión.

Maruja fue Miembro Honorario en Colombia de la Academia de la Lengua y Correspondiente de la Real Academia Española.

Poeta, periodista, relacionista pública, catedrática y ensayista, publicó 20 libros de poesía y uno de prosa, e innumerables artículos en los más importantes medios del país y de Venezuela, donde vivió varios años en la década de los 50 y fue presentadora de televisión, convirtiéndose en la primera mujer del país en llegar a la pantalla chica. En Colombia aún no había llegado ese sistema.

“Ella fue Testigo excepcional de la historia política y cultural colombiana, Maruja Vieira (bautizada así por el poeta Pablo Neruda, a quien conoció cuando se firmaba aún María Vieira White) fue una de las pocas mujeres contertulias de El Automático de Bogotá, perteneciente a la generación llamada de Los Cuadernícolas, defensora de los derechos de la mujer; una de las primeras en ocupar cargos ejecutivos en Colombia”, comentó su hija, la también comunicadora Ana Mercedes Vivas.

Desde su regreso a Bogotá, hace más de 40 años, se desempeñó como ejecutiva, periodista, gestora cultural y docente, preocupada por la formación de las nuevas generaciones de la capital y muy especialmente por la motivación de todos los jóvenes poetas y especialmente de las mujeres que empiezan a dejar oír su voz.

“Su trayectoria literaria, iniciada con Campanario de Lluvia (1947), nos evoca su ciudad natal y su infancia: “Era blanca mi casa, con ardientes geranios que cifraban la luz en las altas ventanas…”. De esa ciudad natal la trasladaron siendo muy niña a Bogotá, donde vino a vivir, por casualidades del destino, a la casa de la señora Georgina Fletcher, nombre indeleble en la memoria de las luchas feministas en Colombia. Allí se formó Maruja en la idea de la participación de la mujer en las decisiones políticas de Colombia y desde sus más tiernos años abandera su lema de “mujer vota mujer”. Estudió bachillerato comercial e inglés con el profesor y humanista Howard Rochester. A los 17 años entra a trabajar como secretaria del Departamento de Tierras de la Texas Petroleum Company”, agregó Ana Mercedes.

DE SECRETARIA A JEFE RELACIONES PÚBLICAS

“Los sucesos del 9 de abril DE 1948 y su actuación brillante para proteger los almacenes de J.Glottman, donde era secretaria de don Jack, la llevaron a ser nombrada jefe de relaciones públicas de esa compañía, desde donde creó los famosos Conciertos Glottman en el teatro Colombia, hoy teatro Jorge Eliécer Gaitán. Pero estos sucesos dejaron una huella indeleble en la joven poeta: “Antes estaban lejos, casi desconocidos, /el combate y el trueno. Ahora corre la sangre por los cauces iguales del odio y la esperanza…” y, poco después, se trasladó a Venezuela.

Ese país la acogió con amor y fue allá donde tuvo la oportunidad de trabajar con Román Chalbaud y Alberto de Paz y Mateos en la televisión, y de conocer a algunos de los más destacados intelectuales latinoamericanos de la época como Alejo Carpentier, Arturo Uslar Pietri y Miguel Otero Silva, con quienes compartió profunda amistad.

Regresó a Colombia y se radicó en Popayán “Ciudad remanso donde se aquieta la amargura… Allí fundó la Librería Guillermo Valencia y compartió la alegría de la amistad eterna del maestro Baldomero Sanín Cano y los momentos inolvidables con la educadora Ruth Cepeda Vargas y con Luz Valencia de Uruburu.

Luego se trasladó a Cali. Allí trabajó en la KLM. En 1959, contrajo matrimonio con el profesor, abogado, poeta y periodista caucano José María Vivas Balcázar, quien falleció de manera repentina el 15 de mayo de 1960.

Después fue designada directora de relaciones públicas del Servicio Nacional de Aprendizaje SENA, en reemplazo precisamente del cargo de José María Vivas Balcázar, quien era director de relaciones obrero-patronales de la entidad. Maruja trabajó 13 años en el SENA, contribuyendo a la creación del Servicio de Empleo de la institución.
Trabajó en Radio Sutatenza, impartió cursos de relaciones humanas en INCOLDA y fue corresponsal de la Revista Guión.

En 1977 se trasladó definitivamente a Bogotá, como editora cultural de Guión. Más tarde, como asesora de la dirección de Colcultura y jefe de Comunicaciones del Instituto en dos oportunidades, colaboró desde su cargo con Gloria Zea. Luego se dedicó por muchos años a la cátedra universitaria, en las universidades Central y de La Sabana.
Creó para el periódico El Siglo, la sección crítica Esto es Teatro y la agenda cultural.

Figuras amadas de amigos y la presencia inolvidable de Enrique Uribe White, quien fuera su guía y mentor literario, llenan su poesía: “Navegará siempre en la noche/recorriendo la Vía Láctea, señor de sombras y de música, de rompecabezas y máquinas...”.

Pero Maruja Vieira no es una artista encerrada en una torre de marfil. Le duele Colombia y así lo expresa en poemas como Los Desplazados, fechado en Bogotá en el 2007: “Llegaron cantando y sembraron/en el cemento árido. Celebraron los ritos del amor y del respeto a las semillas. A cada una de las parcelas que inventaron/le pusieron el nombre/que dejaron atrás, en el campo. Ahora fue así y mañana, cuando sepan que no los vieron, que no los escucharon, que los olvidaron? Mañana…”.

El 13 de noviembre de 2022 participó en la Maratón Digital en su homenaje con la lectura de sus 100 poemas más significativos y que se transmitió por los canales de Facebook y YouTube.

Pasarán los meses, los días y los años y ella seguirá presente, como lo han sido sus magistrales poemas.

Fuente: Por Guillermo Romero Salamanca -Comunicaciones CPB

Esta noticia la leyeron 29579 personas

Cultura Digital, Aporta un "Me gusta" a este portal


Noticias Relacionadas

Grabaciones
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Conoce el sistema radial Online del Grupo Red Andina Radio & TV. Donde sus selectos oyentes y visitantes pueden complacer su oido con las mejores notas músicales con un variado listado de emisoras


Copyright © 2021
El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y Condiciones de Boyacá Radio
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular Boyacá Radio.


Maruja Vieira: La Mama Grande de la poesía colombiana