Salud

 miércoles 12 de abril de 2023

 

El empobrecimiento de la atención.

Foto: Foto de Cameron Yartz: https://www.pexels.com

Comparte

Al parecer la capacidad del ser humano para mantener la atención ha estado disminuyendo.

Esta noticia la leyeron 29554 personas


Aporta un "Me gusta" a este portal ¡Gracias!


Leer un libro, prestar atención a las noticias, mantener nuestra atención durante el horario laboral o mantenernos concentrados en una conversación sin levantar el teléfono, todas ellas actividades cotidianas, parecen convertirse en situaciones dónde ya no podemos establecer un foco de atención profundo y duradero.

Pareciera que estamos perdiendo nuestra capacidad para prestar atención.

¿Pero qué es la atención? Podemos definirla como un proceso cognitivo que nos permite filtrar, enfocar y procesar estímulos sensoriales y cognitivos relevantes para nuestra experiencia en un momento determinado. Entendemos entonces la atención, como una herramienta esencial para realizar cualquier actividad, nos permite tomar decisiones y se sabe que tiene un papel fundamental en la calidad de la información que guardamos en nuestra memoria.

Con respecto al deterioro atencional que vivimos en la actualidad, múltiples investigaciones parecen apuntar al papel de las redes sociales. No parece una conclusión descabellada, pues todas ellas fueron creadas por expertos con la única finalidad de capturar nuestra atención y aumentar el tiempo que pasamos frente a nuestro teléfono.

El contenido que más nos suele robar tiempo y atención, suelen ser estos videos cortos de formato vertical
(Reels, tiktoks y los Shorts de youtube), la mayoría con información nada relevante, pero pareciera que este formato corto y altamente estimulante es el responsable de nuestra pérdida de atención. La naturaleza rápida y placentera de lo que vemos en redes sociales, estaría acostumbrando a nuestro cerebro a la inmediatez, provocando que actividades que requieren periodos de atención más prolongados, sean más difíciles de llevar a cabo.

Además, hay otro efecto que tienen las redes sobre nuestra capacidad atentiva. La atención no es un recurso cognitivo infinito, se acaba y agota después de un periodo de tiempo, de hecho mantener la atención es un actividad mental costosa para nuestro cerebro, y cuando nos cansamos, tendemos a buscar alguna actividad que nos permita recargar nuestra “batería atencional”, es aquí donde considero que esta el problema.

Normalmente, una vez que nuestra atención se desvanece de la actividad que estábamos realizando, lo primero que hacemos es escapar a nuestro smartphone para distraernos y después de un tiempo (mucho mayor al que nos gusta admitir) continuar con la tarea. Al realizar lo anterior descrito, no estamos descansando la atención, simplemente la desplazamos a otra actividad más placentera y la seguimos desgastando.

Según la teoría de la “restauración de la atención” planteada por Kaplan en 1989, si realmente queremos descansar nuestra atención, debemos dejarla hacer lo que guste, es decir, permitirle que se fije en cualquier cosa que se presente, dejar que nuestra mente divague sin obligarla a nada, es la mejor forma de permitir la recuperación de nuestras facultades atentivas.

Fuente: Psicólogo Carlos Enrique Osorio Parra

Esta noticia la leyeron 29554 personas

Cultura Digital, Aporta un "Me gusta" a este portal


Noticias Relacionadas

Grabaciones
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Conoce el sistema radial Online del Grupo Red Andina Radio & TV. Donde sus selectos oyentes y visitantes pueden complacer su oido con las mejores notas músicales con un variado listado de emisoras


Copyright © 2021
El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y Condiciones de Boyacá Radio
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular Boyacá Radio.


El empobrecimiento de la atención.