Boyacá

 jueves 15 de agosto de 2019

 

Crónica: Tunja y su fábrica de cervezas

Foto: Mexico Desconocido

Comparte

Finalizando la llamada “Guerra de los Mil Días” (1898- 1901) un General boyacense que participó en varias contiendas de mitad del siglo XIX, fundó en Tunja una empresa cervecera que fue muy famosa en su tiempo. Esta es su historia.

Esta noticia la leyeron 2137 personas


Aporta un "Me gusta" a este portal ¡Gracias!


En los albores del siglo XX Tunja tenía escasos 8.000 habitantes y sus límites por el costado norte, llegaban hasta lo que hoy conocemos como la plazoleta Muisca (iglesia de las Nieves). Allí el dirigente y curtido militar, Fortunato Bernal decidió construir unos enormes galpones donde instalaría la maquinaria para hacer cervezas.

El producto fue llamado como cerveza Violeta, el cual pretendía competir de manera decidida con las chicherías que pululaban en el sur de la ciudad y que desde entonces serian combatidas de manera decidida por las autoridades, pues se consideraba que esas fermentadas bebidas eran antihigiénicas y generaban grandes problemas de salud.
Me cuenta su bisnieto Germán Bernal, comerciante muy conocido en la ciudad de Tunja, que su bisabuelo Fortunato Bernal fue un aguerrido militar, que participó de manera activa y victoriosa en varias de las guerras que a mediados del siglo XIX se desarrollaron en este agitado país, destacándose su presencia en la famosa batalla de la Donjuana efectuada en enero de 1877, cerca de Bucaramanga, siendo entonces Coronel del ejercito tunjano; allí combatió al lado de generales boyacenses como Sergio Camargo, de Iza y Santos Acosta, de Miraflores, entre otros. Esa batalla de la “Donjuana” seria el prologo de lo que varios años después terminaría con la denominada “Guerra de los Mil Días”, donde participó por ultima vez como militar.

Y cuenta su descendiente directo Germán Bernal, que su bisabuelo Fortunato, tan pronto culminó la guerra, se retiró a su hacienda en Chivatá, lugar donde atendía a sus viejos amigos. Pero él no estaba para esos menesteres de tranquilidad y se regresó para Tunja, donde decidió que invertiría su dinero en una empresa que generara empleos,
casi inexistentes en el país, a causa de las guerras.
Ahí nació la fabrica de cerveza Violeta, que fue muy famosa en su tiempo. Por supuesto que era artesanal ya que se carecia de los elementos tecnológicos que se tienen hoy en día, para su producción en serie.

La cerveza era despachada en carretas para las tiendas de Tunja y en mulas para los pueblos circunvecinos, donde tenía una gran aceptación, logrando que mucha gente la consumiera en lugar de la clásica chicha.
Es que terminada la última de las grandes y nefastas guerras de nuestro país, en el siglo XIX que produjo centenares de miles de muertos y heridos, la de “Los Mil Días”, tenia que venir necesariamente el proceso de reconstrucción del país y efectivamente, como habían ingresado 25 millones de dólares por la venta de Panamá, en el país se hicieron grandes inversiones a todos los niveles. Por lo tanto, como había dinero, todas las actividades comerciales e industriales se reactivaron, los sueldos volvieron a los hogares y empresas como la cervecería Violeta, tuvieron en consecuencia gran dinamismo.

En todo el país se fundaron empresas cerveceras: En Bogotá, Bavaria; en Barranquilla, cerveza Águila; en Medellín, la cervecería Unión; en Cali, la Póker y en Tunja, la cervecería Violeta, por solo nombrar algunas de las mas importantes. Al final, todas estas empresas, antes de mediados del siglo XX, fueron absorbidas por la barranquillera Águila, de propiedad de unos de los hombres mas ricos del país, Julio Mario Santodomingo y sus marcas de origen, desaparecieron para siempre.

De manera pues, que como los boyacenses siempre hemos sido consumidores de productos etílicos y producíamos la cebada, esencial para la fabricación de cervezas, en los campos de Chivata, en las haciendas de don Fortunato, aquí había una buena posibilidad de que una empresa cerveceras surgiera, tal como efectivamente ocurrió con la empresa del General Fortunato Bernal, la legendaria cervecería Violeta, ubicada exactamente donde queda la plazoleta Muisca.

Fuente: BR - Orlando Garcia Moreno

Esta noticia la leyeron 2137 personas

Cultura Digital, Aporta un "Me gusta" a este portal


Noticias Relacionadas

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
PATRIOTAS BOYACÁ

Marcadores ofrecidos por marcadores.com

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Conoce el sistema radial Online del Grupo Red Andina Radio & TV. Donde sus selectos oyentes y visitantes pueden complacer su oido con las mejores notas músicales con un variado listado de emisoras


Copyright © 2017
El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y Condiciones de Boyacá Radio
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular Boyacá Radio.


Crónica: Tunja y su fábrica de cervezas